Encimeras laminadas para la cocina, ventajas y cuidado

Son muchas las opciones que existen para la encimera de la cocina, cosa que hace que resulte difícil escoger la mejor alternativa. Para echarte una mano, en este artículo te contamos más acerca de las encimeras laminadas o estratificadas, sus principales características, ventajas y cuidado.

¿Qué son las encimeras laminadas de cocina?

Antes de profundizar en los beneficios y cuidado de este tipo de encimera de cocina, es importante saber en qué consiste este material. Las encimeras laminadas están formadas por una base sólida recubierta por una serie de capas o láminas de material sintético. El laminado en capas se encuentra bajo mucha presión, consiguiendo un grosor de 1mm. Junto a la base, entonces, el laminado cuenta con unos 30mm de grosor y una densidad de 600kg por metro cúbico.

Una de las características que distingue a las encimeras laminadas es su versatilidad para imitar otros materiales. Con el estratificado se pueden conseguir numerosos acabados que reproducen el aspecto de materiales como la madera, la piedra o el acero. Su amplia variedad permite diseñar cocinas más personalizadas, que se adapten a estilos como las cocinas con barra.

¿Cuáles son las ventajas de una encimera laminada?

Las encimeras laminadas o estratificadas cuentan con una serie de ventajas que van desde su practicidad hasta su estilo y diseño.

  • Variedad de diseños. Como mencionamos anteriormente, este material nos permitirá escoger entre una amplia gama de texturas, colores y estilos de diseño. Su habilidad para imitar otros materiales nos permitirá diseñar la cocina de nuestros sueños cuando no contamos con presupuesto para utilizar materiales más caros como la madera.
Encimera laminada imitación madera
Las encimeras laminadas pueden imitar variedad de materiales, como la madera.
  • Una de las ventajas principales de las encimeras laminadas es su precio. Aunque puede variar según el proceso de fabricación y los materiales utilizados para su manufactura, el laminado es mucho más económico que otras opciones para encimeras como la piedra.
  • Fácil limpieza. Basta con agua y jabón para limpiar este tipo de material, por lo que no hará falta utilizar productos especializados.
  • Material multiuso. Al ser un material versátil, su uso en la cocina no se limita solo a la encimera. El laminado puede utilizarse para recubrir otras superficies de la cocina, como gabinetes o mesas.

¿Y las desventajas de las encimeras laminadas?

Como cualquier material, las encimeras laminadas también tienen puntos en contra al compararse con materiales como la piedra o la porcelana.

·         Son delicadas, pues son sensibles a la humedad. Uno de los problemas más habituales con este tipo de material es que se deforma y se hincha con el agua. Las encimeras laminadas son también sensibles a altas temperaturas, por lo que no es recomendable colocar ollas calientes u otros utensilios sobre ellas.

·         Si comparamos las encimeras de cocina laminadas con aquellas de otros materiales, nos daremos cuenta de que son menos duraderas y su aspecto tiende a deteriorarse con más rapidez. Por lo tanto, no es un material extremadamente resistente.

Encimera laminada en rojo
Las encimeras laminadas permiten numerosos diseños y colores, como esta cocina moderna en rojo.

¿Cómo cuidar una encimera estratificada?

Para mantener la encimera laminada en las mejores condiciones es necesario realizar una serie de cuidados que especificamos a continuación:

1.       Limpiar con jabón neutro o alcohol y evitar productos químicos que puedan desgastar o dañar la superficie.

2.       Evitar el uso de estropajos ásperos, de aluminio u otros materiales similares, pues estos pueden rayar el material. En cambio, es recomendable utilizar objetos de textura suave como una bayoneta o estropajo de tela.

3.       Utilizar productos antical con moderación para evitar daños en la encimera.

4.       Evitar cortar directamente sobre la encimera o utilizar sobre ella objetos afilados, pues pueden rayar la superficie. Es recomendable usar siempre una tabla de cortar para evitar daños en el aspecto del laminado.

5.       Evitar el contacto directo con objetos o utensilios calientes, como sartenes y ollas. Aunque las encimeras laminadas cuentan cada vez más con mayor resistencia al calor, todavía son delicadas a altas temperaturas.

Las encimeras laminadas son una excelente opción si buscamos un material económico que pueda dotar de estilo nuestra cocina. Aunque son más delicadas que otros tipos de encimeras, siguen siendo una alternativa práctica y versátil gracias a su gran variedad de acabados.

Tipos de suelos para cocinas

Uno de los aspectos más importantes de una cocina es el suelo. Este debe ser estético, pero también fácil de limpiar y resistente. Además, el tipo de suelo que utilices puede cambiar por completo el aspecto de tu cocina. Por lo tanto, si quieres reformar este espacio de tu casa, en este artículo te ofrecemos toda la información necesaria para que elijas el tipo de suelo que mejor se adapte a tus necesidades y al estilo de tu cocina.

¿Qué debes tomar en cuenta al cambiar el suelo de la cocina?

La cocina es una de las estancias de la casa que experimenta mayor actividad. El ajetreo del día a día, cocinar, lavar los platos hacen que el suelo sea susceptible a derrames de líquidos, restos de comida, golpes y arañazos. Por ello, es necesario contar con un suelo de cocina resistente, impermeable y fácil de limpiar.

Entre las cosas que debemos tomar en cuenta al elegir el tipo de suelo están los siguientes factores:

  • Limpieza: el suelo de la cocina suele mancharse continuamente. Comida que cae al suelo, agua, la mascota, los niños comiendo… son muchas las causas que hacen necesario que escojamos un suelo de buena calidad, resistente, fácil de limpiar y duradero.
  • Resistencia: además de ser fácil de limpiar, el suelo de la cocina debe ser resistente. Debe ser capaz de aguantar golpes y arañazos cuando se nos cae una olla o los cubiertos al suelo. También debe ser impermeable, para no absorber líquidos y repeler manchas. Un suelo resistente tendrá gran durabilidad, lo que evitará que tengamos que pensar en cambiar el suelo de la cocina cada pocos años.
  • Seguridad: otro aspecto que vale la pena tomar en cuenta si quieres aplicar un tratamiento antideslizante al suelo para evitar resbalones y accidentes en la cocina.
  • Superficie de la cocina: el tamaño de tu cocina puede afectar el presupuesto. Por ejemplo, una cocina grande requerirá de más material, por lo que será más costosa. En estos casos, podemos optar por un material para el suelo más económico para ahorrar en costos.
  • Estilo: además de su practicidad, el suelo de nuestra cocina debe aportar a la estética de la estancia, combinando con los muebles y la decoración de la cocina. El suelo también es una oportunidad de añadir calidez y luminosidad al espacio.

Tipos de suelo de cocina

Existen numerosos tipos de suelo de cocina dependiendo de su material. Cada tipo de material aporta ciertas características al suelo de nuestra cocina.

·         Suelos de cerámica

Los suelos de cerámica son resistentes, impermeables y duraderos, por lo que resistirán a la perfección el ajetreo diario de la cocina. El derramamiento de líquidos o los rayones no serán un problema. Además, son muy fáciles de limpiar. Tan solo requieren de un poco de agua y algún producto para suelos.

Adicionalmente, este tipo de suelo de cocina cuenta con diversos estilos y diseños. Pueden incluso imitar las vetas de la madera, la piedra y otros tipos de materiales, por lo que hacen de tu cocina un espacio acogedor y estético, sin necesitar de los cuidados especiales que requiere la madera, por ejemplo. Si buscas un resultado aun más exquisito, es una buena opción elegir piezas de cerámica más grandes, para evitar que haya demasiadas juntas. Sin embargo, esto es más costoso pues mientras más grandes sean las piezas, más caro es el metro cuadrado.

·         Suelo de piedra natural

El mármol, el granito y la pizarra son los tipos de piedras más utilizadas en los suelos de la cocina, pues son materiales resistentes y duraderos. Aunque su precio es elevado, si se emplean los cuidados necesarios, este tipo de suelo puede durar muchos años en perfectas condiciones.

Al ser piedras porosas, el mármol y el granito deben ser tratados. De esta forma se impermeabilizarán y no absorberán líquidos. También es necesarios pulirlos ocasionalmente para que recobren el brillo y aspecto inicial.

En cuanto a diseño y estilo, la gama de colores para el granito y el mármol es amplia. La pizarra ofrece menos variedad, pero todavía cuenta con varias opciones como pizarra negra, verde, gris, azulada y rojiza. Los suelos de piedra aportan elegancia a la cocina y pueden combinarse con encimeras del mismo material para crear un espacio más armonioso.

·         Suelos de madera

Uno de los principales rasgos de los suelos de madera es su capacidad de hacer que los espacios sean acogedores. Lo mismo ocurre en la cocina, incluso en cocinas pequeñas. La gran variedad de tipos de madera, con diferentes tonos y veteados, hacen que este material se adapte a todos los gustos.

Sin embargo, es importante tomar en cuenta que la madera requiere de muchos cuidados, sobre todo en un espacio con tanta actividad como la cocina. Es necesario evitar que absorba humedad y limpiar las manchas con rapidez para que no se queden marcadas en la superficie.

El suelo de madera es especialmente recomendable en cocinas de estilo americano o abiertas, cuando el salón y el resto de la casa tienen el suelo del mismo material. Esto ayuda a crear una sensación de fluidez entre los espacios y mayor amplitud.

Cocina con suelo de madera
Cocina moderna con suelo de madera que aporta calidez al ambiente.

·         Suelos laminados

Los suelos laminados son una excelente alternativa a la madera natural, cuando queremos disfrutar de la apariencia de la madera, pero queremos un material más resistente.

Entre las ventajas de los suelos laminados está que son más resistentes y económicos que la madera, y su mantenimiento es sencillo, pues no requiere de cuidados especiales. Adicionalmente, son impermeables lo que los hace perfectos para la cocina. Inclusive, las juntas de este tipo de material no son un problema, pues podemos optar por juntas selladas.

Sin embargo, es importante optar por un suelo laminado de buena calidad, pues de lo contrario, se producirán rayones con más facilidad. También es necesario que, si tienes calefacción radiada, consultes con el fabricante, ya que existe la posibilidad de que dañe el material.

·         Suelo porcelánico

Los diseños de los suelos porcelánicos pueden imitar con grandes acabados y diferentes texturas materiales como la piedra, la madera y la cerámica. Por lo tanto, son una gran alternativa a estos materiales. Entre sus ventajas están su resistencia a los golpes, su impermeabilidad y lo fácil que son de limpiar.

Sin embargo, el precio de este material suele ser bastante elevado y aumenta dependiendo del tamaño de las baldosas que utilicemos.

·         Suelo de microcemento

El microcemento cuenta con la ventaja de que se puede colocar sobre el suelo ya existente, lo que facilita la reforma. También puede usarse en paredes y encimeras. Este tipo de material no necesita de untas, por lo que se trata de un suelo muy limpio, ideal para cocinas con mucha actividad.

El microcemento puede ser de cualquier color, por lo que resulta sencillo de combinar con electrodomésticos y muebles. Además, con un tratamiento especial puede hacerse antideslizante e impermeable.

A pesar de su versatilidad, usar este material en todas las superficies de la cocina puede hacer que este espacio luzca poco. Por este motivo, es recomendable combinarlo con otros materiales.

Entre las desventajas del microcemento están que puede agrietarse si no se cuida adecuadamente y que es más caro que materiales como el gres.

·         Suelos de linóleo

Aunque suene anticuado, el linóleo es uno de los mejores materiales que podemos escoger para nuestra cocina. Al ser de origen natural, es biodegradable, algo de suma importancia en la actualidad.

Aunque es biodegradable, tiene también una gran durabilidad, pudiendo durar décadas si se invierte en un linóleo espeso y se cuida con mimo. Adicionalmente, es impermeable y se limpia con facilidad. Su acabado es mate, por lo que no es necesario pulirlo

Este material es uno de los más económicos y cuenta con una instalación sencilla, pues se puede colocar sobre el suelo existente. Su formato, normalmente en rollo, viene en numerosos colores y diseños.

Cocina con suelo de linóleo
Cocina en amarillo con suelo de linóleo para crear un diseño vintage.

·         Suelos vinílicos

Este tipo de suelo es ideal para presupuestos reducidos, pues ofrece diseño y comodidad por un precio económico. Los suelos vinílicos son capaces de imitar otros materiales, además de ser resistentes al agua. Además, su instalación es sencilla, pues pueden colocarse sobre otros suelos. En este sentido, existen dos tipos de suelos vinílicos con diferentes procesos de instalación

  • Rollos: en este caso, basta con saber cuánto mide exactamente el suelo de la cocina, encargar el material y colocarlo.
  • En lamas: este tipo cuenta con varias piezas que se encajan, sujetándose entre sí, haciendo el proceso de instalación rápido y fácil. Las juntas entre piezas son muy discretas y finas por lo que el resultado final es una cocina muy estética.

 

·         Suelos hidráulicos

Si prefieres dar un toque retro a tu cocina, te recomendamos los suelos de baldosa decorados con diversos motivos. Los suelos hidráulicos son tendencia nuevamente, no solo porque le dan carácter a tu cocina, sin también porque resisten muy bien la suciedad y están disponibles en gran cantidad de diseños.

Al tratarse de un material poroso, es recomendable tratarlo para evitar que absorba líquidos y manchas.

Independientemente del estilo que quieres para tu cocina y tu presupuesto, hay un tipo de suelo que se adapta a tus necesidades. Cada uno de ellos, madera, cerámica, piedra, laminado, microcemento, porcelánica, linóleo, cuenta con la capacidad de aportar confort, estilo y practicidad a tu cocina. Ahora, solo queda elegir la mejor opción para tu casa.

 

 

Diseño de cocinas. Detalles más importantes a tener en cuenta

Muchas actividades relacionadas con el hogar, como cocinar, limpiar, comer, beber o socializar tienen lugar en la cocina. Es por eso que este espacio tiene que ser no solo funcional, sino atractivo y útil.

Independientemente del estilo de diseño de tu cocina, la organización y el diseño son esenciales. Sin embargo, a veces es muy complicado saber cómo organizar correctamente este espacio. Para ayudarte, te traemos una lista de consejos para diseñar tu cocina que te ayudarán a evitar los errores más comunes a la hora de realizar esta tarea.

Diseño de cocina negra con isla con suelos y paredes blancas
Diseño de cocina negra con isla en la que se han cuidado todos los aspectos de movilidad, almacenamiento e iluminación. Fotografía propiedad del Estudio de Cocinas Santos

Diseño de cocinas: en qué te debes fijar para no cometer errores de base en el diseño

1. Obstruir el “triángulo de la cocina”

Los especialistas en este área se refieren al fregadero, los fogones y el refrigerador como el triángulo de la cocina, el área de mayor actividad dentro de este espacio y que requiere una planificación cuidadosa y un acceso sin obstrucciones.

De los tres, el fregadero es el que típicamente se utiliza durante más tiempo; pero es importante tener fácil acceso a la cocina y la nevera, así como a los espacios de trabajo de la encimera.

Obviamente, el fregadero debe estar cerca de una salida de agua. A veces, sin embargo, debido a la colocación de las tuberías, las cocinas están diseñadas con los fregaderos en una ubicación deficiente. Si este es el caso en la tuya, puede ser buena idea contratar a un fontanero para reubicar la salida, de tal manera que se pueda mover el grifo a un lugar más adecuado.

Independientemente del tamaño o la distribución de tu cocina (ya sea en forma de L, en galera, en forma de U o en isla), la suma de todas las zonas del “triángulo de trabajo” no debe ser inferior a 3 metros ni mayor a 7.

Esto se debe a que, si el triángulo de trabajo es demasiado pequeño, las personas que estén haciendo la comida se tropezarán unas con otras; pero si es demasiado grande, la preparación de alimentos podría llegar a ser una tarea agotadora.

2. Reducir en exceso el espacio de almacenamiento

Las cocinas suelen contener muchos objetos. No solo eso, sino que estos elementos a menudo ocultos en el interior de los armarios de la cocina pueden tener formas extrañas y requerir mucho espacio de almacenamiento, como es el caso de los procesadores de alimentos o las batidoras de mano. Encontrar un hogar para tus electrodomésticos y mantenerlos fácilmente accesibles para todos los usuarios puede ser complicado.

Debido a que las incorporaciones son caras y el tamaño general del área puede ser limitado, uno de los mejores consejos para diseñar una cocina es contar con suficiente espacio de almacenamiento en la misma. Casi todas las cocinas desperdician espacio en cierta medida, pero este problema se puede minimizar con una planificación y previsión adecuadas. Algunas ideas que pueden ayudar a reducir esta dificultad son las siguientes:

  • Si tu cocina es pequeña, instala armarios superiores extra largos con un gran número de baldas para tener un espacio de almacenamiento adicional.
  • Instala armarios sobre la nevera. Mucha gente no aprovecha este espacio, que puede ser muy útil para almacenar artículos de cocina grandes o de temporada.
  • Finalmente, instala estantes en las paredes detrás del fregaderos o de los fogones. Esto podría darte hasta dos metros cuadrados extra de espacio de almacenamiento.
Cocina pequeña espacio aprovechado con muebles suelo techo
Cocina pequeña con espacio aprovechado al máximo, utiliza muebles desde el suelo hasta el techo para incrementar el almacenamiento

3. No tener suficiente espacio en la encimera

Una de las mayores quejas que tienen los usuarios sobre el diseño de su cocina es la falta de espacio en la encimera. Teniendo en cuenta todas las actividades de la cocina que requieren de una superficie plana, así como el número de electrodomésticos que se ubican allí de manera permanente, es fundamental dejar tanto espacio libre en ella como sea posible.

La mejor manera de lograrlo es dividiendo la cocina en dos partes añadiendo una isla; pero en caso de no ser posible, también se pueden realizar otras acciones, como por ejemplo agregando una barra de desayuno a una cocina en forma de l.

4. Tener una iluminación pobre

La cocina es una de las habitaciones de la casa donde es más importante tener una buena iluminación. No se trata solo de diseño y ambiente, sino también de seguridad cuando se trata de manejar cuchillos afilados y otras herramientas peligrosas. Además, cuanta más luz se tenga en la habitación, mejor se podrá apreciar el trabajo que se ha hecho con el diseño.

Las habitaciones generalmente necesitan tres tipos de iluminación: general, para tareas y de acento. Dentro de la cocina, es importante identificar las áreas de trabajo más importantes y concentrarse en brindar a cada una de ellas la luz que necesita. Para ello, por ejemplo, una opción es  agregar iluminación directamente sobre todas las áreas de trabajo principales.

Además de esto, también se pueden usar luces colgantes o una serie de mini lámparas para realzar la belleza de la cocina. Las lámparas colgantes quedan muy bien sobre los fregaderos, mientras que una serie de focos de pequeño tamaño funcionan bien en las barras de desayuno y en las islas de cocina.

Por último, también es posible instalar iluminación debajo de los armarios para asegurarse de que los mostradores tengan suficiente iluminación para realizar correctamente la mayoría de tareas comunes dentro de la cocina.

Cocina bien iluminada
Cocina correctamente iluminada en la mesa y zona de trabajo de la cocina

5. No disponer de un protector contra salpicaduras

Al presupuestar o diseñar una nueva cocina o remodelación, el protector contra salpicaduras a veces se desliza hasta el final de la lista. De hecho, de vez en cuando,queda fuera del plan por completo. Esto puede ahorrarte dinero a corto plazo, pero a la larga te costará mucho tiempo y esfuerzo.

Piensa en todo el vapor, el agua y la grasa que suele haber en la cocina, y enseguida comprenderás por qué instalar una placa posterior sobre los fogones y las encimeras es una idea inteligente. Es mucho más fácil limpiar la grasa de un protector contra salpicaduras hecho de azulejo, metal o plástico que de otros materiales que no están preparados para ello.

6. Tener una ventilación pobre

Incluso las cocinas mejor diseñadas pierden su atractivo rápidamente en presencia de olores nocivos. Si alguna vez has entrado en la casa de alguien y olido el pescado de la noche anterior, comprenderás por qué este consejo para diseñar una cocina es tan importante.

Las campanas de cocina económicas simplemente hacen circular el aire sucio y viciado, mientras que un buen sistema de ventilación mejorará la calidad del ambiente del interior y también ayudará a mantener la cocina más limpia. Por otro lado, hacerse con un buen aparato de este tipo también ayuda a prolongar la vida útil de tus utensilios.

Aunque puede ser una inversión sustancial, contar un buen sistema de ventilación hará que la vida sea más fácil y más placentera, especialmente si tu cocina se abre a una sala de estar o un salón.

7. Elegir la isla de cocina equivocada

Cuando se trata de islas de cocina, generalmente pensamos en espacio adicional de almacenamiento, preparación y servicio que nos proporcionará en nuestra cocina. Sin embargo, la realidad es que las islas de cocina pueden desperdiciar mucho espacio si no se escogen con cuidado. Elegir la isla equivocada o colocarla en el lugar erróneo puede ser un desastre, especialmente en un área de trabajo que se puede saturar demasiado.

Las islas que obstruyen el flujo de tráfico hacia y desde el fregadero, el refrigerador, la cocina y las estaciones de trabajo primarias crearán cuellos de botella. Por eso, una isla debe tener suficiente superficie horizontal libre como para trabajar sobre ella, pero también dejar el espacio necesario para que la gente se mueva y trabaje alrededor de ella.

Por eso, aunque tener una isla de cocina puede ser muy útil en algunas situaciones, si tu cocina no es lo suficientemente grande como para dejar un espacio holgado a su alrededor suele ser buena idea olvidarse de ellas.

8. Ignorar la gestión de residuos

Antiguamente, muchas personas añadían un simple cubo o una bolsa de basura en su cocina para lidiar con sus residuos; pero a medida que el reciclaje se ha vuelto más frecuente, este proceso se ha vuelto mucho más complejo.

Hoy en día, es prácticamente obligatorio contar con varios recipientes para distintos tipos de desperdicio. Por eso, a la hora de diseñar tu cocina, recuerda dejar un espacio para todos los contenedores que quieras utilizar. Lo más habitual es tener uno para plástico, uno para cartón y otro para basura orgánica, aunque esta selección puede hacerse más o menos amplia en función del espacio con que se cuente.

9. Ir demasiado “a la moda”

Aunque no se trata necesariamente de un error, las últimas tendencias en cocina y equipos de alta gama pueden no ser las mejores opciones. Los colores y diseños de moda tienen una vida media corta, y es posible que si los aplicas a todos tus utensilios y espacios nunca veas un buen rendimiento en comparación con el gasto en el que puedes llegar a incurrir.

Por el contrario, el mejor consejo para diseñar tu cocina en este sentido es buscar aparatos, espacios y utensilios que sean atemporales, y que ofrezcan un buen aspecto a la habitación a la vez que te otorgan la mejor funcionalidad.

10. No usar profesionales

Asumir personalmente un proyecto de diseño de cocina para ahorrar dinero es un error común. En realidad, al hacerlo de esta manera se tiende a desperdiciar más dinero, tiempo y energía de lo necesario.

Por otra parte, los diseñadores profesionales tienen las últimas ideas e información sobre cuáles son las mejores prácticas, y pueden ayudarte a identificar tus necesidades y traducirlas en un plan eficiente que se ajuste a tus gustos y presupuesto.

Altura de una barra de cocina, medidas y estilos

Barras de cocina, altura correcta y estilos

La barra de cocina se ha convertido en un elemento cada vez más popular en los hogares, pues es funcional, ahorra espacio y da un estilo más moderno y desenfadado a las casas. Las barras son también una parte esencial de un bar.

Sin embargo, antes de incorporar una barra debemos tomar en cuenta la altura de barra de bar o altura de barra de cocina que mejor se adapte a nuestras necesidades y estilo de vida, no es lo mismo disponer de cocinas de diseño de gran tamaño que diseñar una cocina de espacio reducido donde los muebles de la cocina deben adaptarse para ganar el máximo espacio y que siga siendo funcional. También es necesario escoger el estilo de barra que funcione mejor con las dimensiones de nuestra casa o bar. Continuar leyendo “Altura de una barra de cocina, medidas y estilos”

Diseño de cocinas modernas. Cocinas blancas y grises

En los espacios modernos podemos encontrar funcionalidad junto con diseño, algo que es ideal para la cocina. Este estilo es muy sencillo de lograr, con unos cuantos cambios puedes transformar tu cocina en un ambiente moderno y con mucha personalidad.

Con muebles simples, mucho lugar de guardado, colores neutros y una buena iluminación, una cocina moderna será tu mejor aliado que no sólo mejorará el estilo del ambiente, sino el uso que le darás. A continuación podrás ver algunas claves para aplicar en tu cocina y tener un espacio moderno de revista. Continuar leyendo “Diseño de cocinas modernas. Cocinas blancas y grises”

Cómo pintar los muebles de la cocina

Si estás pensando en renovar tu cocina, pero tu presupuesto es algo ajustado, este artículo te va a interesar. Para darle una vuelta a esta zona de la casa no hace falta quitar azulejos o sustituir los armarios. Sabemos que eso supone un coste extra. Pero ¿qué te parece pintar sólo los muebles de tu cocina? Es una solución sencilla, rápida y económica y será como estrenar una nueva. Y ¿cómo podemos pintar nosotros mismos los muebles viejos de nuestra propia cocina? Fíjate en los siguientes pasos que te proponemos y verás qué fácil es.

Antes de empezar…¡planificación!

Continuar leyendo “Cómo pintar los muebles de la cocina”