Salones modernos

En general, el salón es el lugar en el que más tiempo pasamos y tiende a ser el ambiente más importante del hogar. Por ello, debemos buscar un estilo para este espacio que sea bonito, funcional y también refleje nuestra personalidad. 

La decoración moderna es una de las más buscadas para lograr esto, ya que crea espacios cómodos y con estilo. Entre espacios abiertos y multifuncionales, muebles simples y colores neutros se puede crear un ambiente lleno de personalidad y adaptado a cada persona. Te contamos cuáles son las claves para tener un salón moderno a continuación. 

Crea espacios abiertos 

Los espacios abiertos, comunicados visualmente y con mucha luz son los más comunes en el estilo moderno. Deja entrar mucha luz natural en tu salón mediante las ventanas y evita bloquearlas con muebles o cortinas pesadas. Si puedes, integra el salón con otras zonas del hogar como la cocina o el comedor, para crear espacios más amplios y multifuncionales. 

Delimita las zonas 

Alfombra con sillones en salón moderno

Si cuentas con un gran espacio abierto, se deben crear barreras para delimitar zonas y marcar la función en el ambiente. El recurso más utilizado en salones modernos es la alfombra, que te ayuda a delimitar un área, como la zona del sofá por ejemplo. 

Otras formas de separar espacios es mediante muebles bajos o barras, estanterías abiertas que dejan pasar la luz y la vista, o usar distintos tipos de lámparas colgantes para cada zona. A pesar de que en un mismo espacio tengas distintas funciones, cada una de ellas debe tener su zona y su estilo marcado, que forman parte de un conjunto más grande. 

Busca muebles simples y modernos 

Los muebles modernos deben respetar dos reglas: ser simples y ser funcionales. Todas las piezas deben cumplir estos propósitos, ya que son los pilares de la decoración moderna. En general se buscan muebles de líneas rectas sin muchas decoraciones y en colores sólidos, que destacan por su diseño, pero se integran armoniosamente. 

También son muy usadas las piezas de diseño del siglo XX, sobretodo en la categoría de sillas, y mobiliarios de influencia nórdica y minimalista. El estilo moderno permite la fusión de varias corrientes estilísticas, buscando siempre soluciones sencillas y útiles para que las personas puedan adaptar el espacio a sus necesidades. 

Elige colores neutros 

En los salones modernos, predominan las paletas de colores neutros, pero sin restar personalidad. Se combinan el blanco, gris y negro para crear espacios con estilo y poder destacar otros colores en detalles decorativos. 

Los tonos destacados más utilizados son el azul oscuro, el verde esmeralda, el rosa pastel y el amarillo. Con estos colores se integra personalidad al espacio, y con los tonos neutros se crea un lienzo fácil de adaptar. 

También pueden encontrarse combinaciones más simples en los salones modernos, como los espacios total-white, en blanco y negro o en blanco y gris. Estas paletas de colores son más sencillas, y en general utilizan distintas tramas y texturas para darle interés visual al espacio. 

Destaca con una pared focal 

Para sumar interés, en los salones modernos se puede crear una pared focal mediante un color o una trama. Utilizando pintura de un color destacado o un empleado con un diseño interesante, se puede elevar el estilo de un muro del salón. 

Generalmente se elige la pared detrás del sofá, ya que es la pieza más importante del ambiente, o también la de detrás de la TV para destacar y llevar la mirada hacia allí. Una pared focal atrae todas las miradas y es una decisión de diseño muy original. Si no quieres pintar una gran superficie, también puedes usar la técnica half-painted y tener un muro bicolor. 

Dale estilo a tu sofá 

Rincón de salón moderno

Al ser la pieza más importante del salón, debe ser un mueble destacado e interesante. En salones modernos, se buscan sofás simples de líneas rectas y en general, en colores neutros, aunque también se pueden encontrar sofás de color que actúe como la pieza central del espacio. 

Además del sofá en sí, en los salones modernos se utilizan varios almohadones, todos distintos entre sí, que agregan color, tramas y texturas al espacio, respetando la paleta de colores. Mediante los almohadones, se aumenta el interés visual en el espacio y además, se agregar comodidad en el sofá. 

Diseña la iluminación 

Si cuentas con un salón multifuncional, entonces la iluminación te ayudará a realizar distintas tareas con comodidad. Además del ingreso de luz natural, se debe planificar la luz artificial de los espacios, que puede ser de tres formas: general, puntual o decorativa. 

Se le llama luz general a las lámparas que iluminan todo el espacio, en general ubicadas en el techo. Por otro lado, la puntual es la que ayuda a realizar ciertas tareas, como la lámpara colgante sobre la mesa de comedor o la luz de mesa para leer un libro en el sofá. Y por último, la luz decorativa es la que sólo hace eso, decorar, y puede ser una lámpara de diseño en un rincón, un cartel de neón o una chimenea eléctrica, por ejemplo. 

No olvides la decoración en los muros 

Un salón moderno no estaría completo sin decorar los muros, ya que los muros vacíos son enemigos de un espacio bien diseñado. En ambientes modernos son muy utilizadas las galerías de cuadros temáticas para decorar las paredes, con estilo, intención y armonía. Puedes elegir un tema, como fotos de tus viajes, y plasmar la pared con marcos similares que formen un conjunto. 

Otra opción es la de utilizar espejos para decorar paredes, que además sirven para ampliar la luminosidad y hacer que un espacio se vea más grande. También en espacios modernos se utilizan objetos escultóricos en metal en los muros, mapas antiguos, vinilos con diseños o plantas colgantes, para sumar detalles decorativos interesantes y adaptados a tu personalidad. 

¿Cómo tener un salón moderno? 

Para lograr un salón moderno se necesitan dos cosas: planificación e intención. Con una intención clara sobre las necesidades de un espacio y la correcta planificación en el uso del ambiente, los muebles a utilizar y la decoración, se pueden lograr espacios muy interesantes. 

Esperamos que estas recomendaciones te ayuden a integrar la decoración moderna en tu salón, adaptándolas a tu espacio en particular, tus necesidades y tus gustos, ya que de ello se trata el estilo moderno. Si buscas crear un espacio funcional, con estilo y personalizado, no busques más, el estilo moderno es la herramienta que te ayudará a tener un salón de revista. 

Decoración rústica

Buscando la calidez de las casas de campo antiguas, el estilo rústico se caracteriza por el uso de materiales nobles y colores tierra, creando una atmósfera serena y acogedora. En este estilo también se prioriza la relación con la naturaleza, tanto en los materiales utilizados como en su relación con el exterior. 

Con la decoración rústica se crean ambientes con belleza y confort, que invitan a disfrutar del hogar. Es un estilo que puede aplicarse a cualquier ambiente del hogar, teniendo en cuenta algunas claves de diseño. A continuación te daremos ideas de cómo integrar de forma exitosa la decoración rústica en tu hogar. 

Crea un contacto con el exterior 

Inspirándose en las casas de campo, la relación del estilo rústico con la naturaleza es muy importante, tanto en el uso de materiales en el interior, como en la relación con el exterior. El estilo rústico se caracteriza por priorizar la luz natural y las vistas hacia afuera del espacio. 

A pesar de que la luz natural es muy apreciada en cualquier hogar, en el estilo rústico juega un papel fundamental. El ingreso de luz solar aumenta la calidez de un espacio, por lo que siempre se busca que entre la mayor cantidad de luz cuando utilizamos este tipo de decoración. Para ello, se evita bloquear las ventanas y usar cortinas de materiales ligeros y translúcidos, para que siempre haya mucha luz. 

Además, las ventanas sirven para relacionarse con el exterior y la naturaleza, y aunque vivas en medio de la ciudad puedes crear una vista más rústica con plantas en el exterior que fusionen la naturaleza con el cemento. También puedes colocar plantas en el interior, para decorar y darle vida a tus espacios rústicos, con una nota de color. 

Destaca la arquitectura del espacio 

En las casas antiguas de campo, todas las estructuras estaban a la vista, y si bien no era una decisión estética sino más bien práctica, hoy se toma esta característica como uno de los pilares de la decoración rústica. 

Dentro de los espacios rústicos se deja a la vista cualquier tipo de estructura que tenga el hogar: vigas, cerchas, columnas y más. Si tu espacio no tiene ninguna de estas piezas, puedes recrearlas con madera o hierro, para darle un detalle arquitectónico decorativo al ambiente. 

Otra forma de dar con ese aspecto inacabado de la decoración rústica es con muros de ladrillo o piedra, a los que parezca que les falta el revoque. Estos materiales son muy utilizados en este estilo y se eligen en general para crear una pared focal en el espacio, destacando un sector. 

Usa materiales nobles 

Salón con pared en piedra estilo rústico

En la decoración rústica, los colores y texturas de los materiales utilizados son muy importantes, ya que ayudan a crear la calidez que este tipo de espacios requiere. Se utilizan materiales nobles y naturales sin mucho tratamiento para decorar el espacio. 

Por su relación con la naturaleza, en el estilo rústico se utilizan principalmente materiales naturales, como la madera y la piedra. Son las texturas principales que pueden encontrarse en ambientes de este estilo, aplicándose en pisos, paredes, techos y mobiliario. 

Otras texturas que también tienen importancia dentro de la decoración rústica son las pieles, como cuero o pelo, los tejidos, como lino y lana, y el mimbre. Todas estas texturas están conformadas por elementos naturales y aportan calidez y estilo a cualquier ambiente rústico. 

Opta por una paleta de colores cálida 

Los colores que más representan a la decoración rústica son sin duda los tonos tierra, combinados con tonos neutros. En estos tonos, podemos encontrar los colores de la naturaleza y de materiales que se utilizaban antiguamente como el barro, la madera y las pieles, sumando calidez al ambiente. 

Dentro de los colores neutros, se utiliza el blanco o el crema para dar luminosidad a un espacio y replicar la luz natural, mientras que el gris y negro son utilizados para ciertos detalles decorativos. También pueden integrarse los verdes o azules pálidos para dar una nota de color al ambiente, ya que estos colores se relacionan con la naturaleza y crean un espacio armonioso. 

Busca muebles rústicos 

decocración muebles rústicos y vintage

Al momento de elegir los muebles para este estilo, es mejor optar por líneas simples y robustas en colores cálidos o neutros, que se adapten a la paleta de colores del espacio. Como se quiere crear un ambiente acogedor, se eligen muebles que representen ese sentimiento, como un sofá cómodo que invite a sentarse o echarse una siesta. 

En los muebles de estilo rústico, también están muy presentes los materiales naturales como la madera, el algodón o el lino principalmente. Estos materiales se utilizan tanto en mobiliario como en objetos decorativos, para complementar el espacio. 

Uno de los elementos más utilizados en los espacios rústicos son las chimeneas, ya que hace una referencia directa a las casas de campo. Si no puedes construir una de leña, hay muchísimas opciones de chimeneas eléctricas que pueden darle ese detalle de calidez que le falta a tu ambiente. 

Suma personalidad con objetos vintage 

Relacionado a épocas antiguas y al valor de la historia, el estilo vintage es ideal para combinar con espacios rústicos porque comparten una estética similar. Integrar piezas vintage en tus espacios rústicos te ayudará a darle más estilo y personalidad, escapando de la simplicidad que a veces conllevan estos ambientes. 

Integra el estilo rústico en tu vida 

Aunque al principio parezca un estilo difícil de replicar, con las claves que te mostramos en el artículo verás que es sencillo transformar cualquier ambiente de tu hogar en una antigua casa de campo. Con la decoración rústica puedes crear un espacio cálido, acogedor y con personalidad. 

Por su estrecha relación con la naturaleza, es un estilo de decoración que busca el bienestar y confort de las personas, de una forma estética y armoniosa. Creando espacios originales, bonitos y también acogedores, la decoración rústica es una apuesta muy original para tu hogar. 

Decoración moderna

Con líneas simples, colores neutros y tomando la funcionalidad de los espacios como premisa principal, la decoración moderna es de las más utilizadas hoy en día por su versatilidad, adaptándose a distintas personalidades. Con el estilo moderno podrás lograr espacios con diseño, pero también que respondan específicamente a tus necesidades y gustos personales. 

El estilo moderno también hace referencia al siglo XX y principalmente a la ola de diseño proveniente de la famosa escuela alemana Bauhaus. Allí, se priorizaba la funcionalidad por sobre la forma de un objeto, poniendo a los espacios a disposición de las personas. En esta época es en donde surgen muchos de los muebles que siguen utilizándose hoy en día en la decoración moderna: como las sillas de Eames o de Mies Van der Rohe. 

Actualmente se considera a la decoración moderna como la mezcla del diseño del siglo XX, con las líneas contemporáneas de la actualidad en espacios simples, funcionales y bonitos. Si quieres entender los pilares de la decoración moderna, entonces sigue leyendo. 

Espacios abiertos 

En el estilo moderno, la configuración del espacio es muy importante para poder aprovechar cada metro cuadrado con funcionalidad y estilo. En general, se eligen los espacios abiertos en donde las distintas zonas del hogar se comunican visualmente. 

Estos ambientes abiertos y comunicados también ayudan a replicar la luminosidad, aprovechando más la luz natural. Cuando pensamos en hogares modernos, los espacios abiertos, amplios y luminosos es lo primero que se nos viene a la mente, porque son ambientes que pueden adaptarse fácilmente a las necesidades de cada uno. 

Ambientes con funcionalidad 

Al tener espacios abiertos y más amplios, se consiguen ambientes multifuncionales en donde deben desarrollarse muchas de las actividades del hogar. En general, en las casas modernas se encuentra el salón junto con el comedor y la cocina, por lo que deben delimitarse las zonas para que el espacio funcione correctamente. 

Para mantener la fluidez del espacio, se utilizan distintos recursos que ayudan a separar las zonas, pero manteniendo la unidad visual. Se utilizan alfombras para delimitar un área, muebles bajos o estanterías abiertas como divisores y también barras de cocina que otorgan función por ambos frentes. Cuando se busca compartimentar un ambiente moderno, siempre se eligen opciones que sumen funcionalidad y no entorpezcan la fluidez visual. 

Muebles de líneas rectas y simples 

Gran salón moderno iluminado

Para amueblar espacios modernos, es mejor optar por muebles simples y de líneas rectas. En la decoración moderna, se destacan las líneas rectas, tanto verticales como horizontales, en muebles simples sin mucha ornamentación. En general, se eligen piezas de uno o dos materiales y colores sólidos. 

En cuanto a su materialidad, en los muebles modernos podemos encontrar: madera, hierro, plástico y vidrio. Estos materiales le dan un aspecto simple, liviano y uniforme a todas las piezas. También son muy usados los muebles flotantes en este estilo, sumando una pieza destacada en tu espacio. 

La Bauhaus también tiene influencia en este aspecto de los espacios modernos, ya que mucho de los muebles que se utilizan para decorar son de esta época, como la silla Eames. Estas piezas de mobiliario del siglo XX en general se eligen para complementar el espacio con piezas de diseño que contrastan con las líneas simplificadas de los demás mobiliarios. 

Por otro lado, la decoración moderna admite la fusión con otros estilos, por lo que es muy buena idea integrar muebles vintage o antiguos. Como ya habíamos mencionado, se trata de una decoración versátil en la que cualquier pieza de otro estilo puede transformarse en un elemento destacado. 

Mucho espacio de guardado 

Por otro lado, la decoración moderna se caracteriza por ser práctica y en cualquier espacio esto se traduce en generar funcionalidad y comodidad con las piezas de mobiliario. Una forma de lograrlo, es asegurándose de siempre contar con mucho espacio de guardado. 

En cualquier hogar, el espacio de guardado es algo que nunca sobra. Es que cada vez tenemos más cosas y menos espacio en donde esconderlas. Para mantener la funcionalidad y estética de un ambiente, es necesario que haya una armonía visual, y esto también se logra con el orden. 

Además de agregar closets, consolas y vajilleros, en la decoración moderna también podrás encontrar piezas de mobiliario con guardado escondido. De esta forma, puedes tener una mesa, sofá o cama muy funcionales y que te ayuden a mantener tu espacio impecable.  

Iluminación planificada 

Otra de las características de un espacio funcional es la correcta iluminación. Es algo que en general la gente olvida y tiene más importancia de la que crees. Una buena iluminación permite un uso correcto y agradable de cualquier espacio. 

Si bien hay ambientes del hogar en que la iluminación debe ser más precisa, como la cocina o el baño, todos los ambientes deben tener una iluminación pensada y planificada de acuerdo a sus necesidades. 

En un espacio tenemos la luz natural y la luz artificial, y esta última es la que debemos idear específicamente. En general, existe tres niveles de iluminación: general, que es la luz que ilumina todo un espacio, puntual, que es la que se utiliza para ciertas tareas como leer un libro, y decorativa, que es complementaria y puede referirse a esos carteles de neón que están de moda, por ejemplo. 

Una paleta de colores neutra 

Paleta de colores cálidos para decoración moderna

Así como se busca simplicidad y versatilidad mediante los muebles, también se hace lo mismo con la paleta de colores elegida. En los espacios modernos predominan los tonos neutros: blanco, gris y negro. La utilización de esta paleta neutra permite adaptar el espacio con los elementos de decoración o alguna pieza destacada de color. 

Hay varias paletas posibles dentro de los espacios modernos. Una de las combinaciones más elegidas es la del blanco y madera, con detalles en tonos pastel que crean espacios modernos y juveniles. Por otra parte, el espacio en blanco, gris y un color saturado que resalta como el azul oscuro o el verde esmeralda también son muy utilizados. Por último, el total-white en un espacio jugando con distintas texturas y tramas también es una de las opciones más destacadas. 

Decoración al mínimo 

Caracterizados por ser simples y armoniosos, los espacios modernos no están sobrecargados con decoración, por lo que se suele diseñar con el minimalismo en mente. Se apuesta más a la armonía entre las partes y dejar que los colores, texturas y tramas se destaquen en el espacio. Además, como ya vimos, un ambiente moderno es uno funcional, que tenga espacio libre para realizar distintas actividades. 

Las claves de la decoración moderna 

Por lo que pudimos ver en el artículo, los espacios modernos se caracterizan principalmente por ser simples, funcionales, personales y versátiles. Las líneas simples se acompañan con colores neutros y decoración al mínimo, en un espacio con personalidad y mucha organización. 

Sin duda el estilo moderno es capaz de adaptarse a cualquier espacio de la casa, otorgando funcionalidad y estilo sin mucho esfuerzo. La clave de este tipo de decoración es la armonía, que se logra mediante todas las piezas que conforman el diseño interior del ambiente. 

Por otro lado, los espacios modernos son muy versátiles y fáciles de cambiar con sólo unos detalles, por lo que son ideales para las personas inquietas que aman cambiar su estilo cada temporada. 

Podemos decir entonces que la decoración moderna es un equilibrio entre funcionalidad y estilo, que tiene en cuenta a la persona como centro de la escena y sus necesidades específicas, creando ambientes únicos y adaptados a cada hogar.